El conflicto es ineludible, la solidaridad incuestionable

Cambiar el actual estado de las cosas. Esto es lo que pretendemos la CNT y desde otros muchos colectivos y personas. Entendemos que tenemos un interés como clase obrera y oprimidas, que es eliminar la sociedad de clases y la opresión. Sin embargo, nuestros contrarios (políticos, militares, iglesias…) pretenden que todo siga igual.

Por tanto, hay un conflicto entre las partes. Algunas políticas han intentado disuadir del enfrentamiento aplicando algunas mejoras en el primer mundo, que ni han durado mucho, ni se han otorgado sin el sufrimiento de otras. Pensaban que así el conflicto sería silenciado. Sin embargo, lejos de esta práctica, que nosotras llamamos reformismo (lavar la cara al sistema para que no parezca tan malo), aplicamos la acción directa: asumir los conflictos de manera responsable, llevando las riendas del mismo. Cuando el Estado y quienes lo utilizan para protegerse observa que las cosas no discurren por el cauce determinado, actúa con la violencia que le caracteriza: porras, pelotas, tanquetas, jueces, fiscales y cárceles.

Queremos dejarlo claro desde el principio: enfrentarse al Poder establecido tiene consecuencias. Podemos preverlas, minimizar los riesgos, ser más listos que ellos y tratar de eludirla…pero o eliminamos al Estado que nos oprime, o seguirá usando la represión como herramienta de poder y control. Somos un sindicato y usamos la acción directa, que además de ser un principio fundamental de nuestros planteamientos, supone una herramienta irrenunciable. Por tanto, tenemos que ser conscientes de que si queremos cambiar las cosas, toca asumir la posibilidad, cada cual en el grado que pueda, de vernos metidos en follones, donde la solidaridad con las compañeras es fundamental.

Solidaridad que se mostró en la campaña contra El Corte Inglés en 2016. Cuando les señalamos como fascistas, acosadores, explotadores, exterminadores, colaboradores de la violencia estatal…nos amenazaron y mandaron a la policía para quitarnos del medio. Después vinieron fiscales y jueces a rematar la faena. Es normal, pues el Estado y El Corte Inglés tienen intereses totalmente contrarios a los nuestros: ellos quieren que trabajemos más, cobremos menos, nos sometamos mejor, compremos más…y nosotros queremos todo lo contrario, y debería seguir siendo así.

En este caso, el delito de que nos acusan es sentarnos a negociar mirándoles a la cara, señalarles en manifestaciones como lo que son. Intentaron encausar a más de 20 personas, pero dejaron sólo a tres compañeras con acusaciones por parte de Fiscalía, a las que piden más de cinco años de cárcel por cabeza y más de 18 mil euros de multa.

No nos vamos a quedar de brazos cruzados, y además de mantener nuestra actividad habitual, convocamos movilizaciones las siguientes fechas:

Semana del 3 al 9 de Julio, semana de acciones descentralizadas contra El Corte Inglés.
15 de Julio, acción contra El Corte Inglés en Barcelona.
20 Julio, concentración en la Ciutat de la Justicia.

La lucha es necesaria, el conflicto es ineludible, la solidaridad es incuestionable!

CNT-AIT Manresa

MANRESA1936?¿GF

Deixa un comentari